ONIC lamenta partida del Taita del Pueblo Yanacona Leonel Homen Astudillo

por ONIC

- Velación y siembra, este 1ero de agosto, en el Resguardo Rumiyako, Pitalito - Huila.

La Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC, lamenta profundamente la partida del taita del pueblo Yanacona LEONEL HOMEN ASTUDILLO, quien a sus 73 años fuera uno de los pioneros para la conformación y reconocimiento del resguardo Rumiyako, jurisdicción del municipio de Pitalito departamento del Huila, desde donde fomentó valores propios del pueblo Yanacona y la interacción con otros pueblos que comparte el territorio huilense, como los hermanos Nasas y Misak bajo la el Consejo Regional Indígena del Huila – CRIHU.

La velación desde hoy serán en la casa comunitaria del resguardo, y su siembra o regreso a la Madre Tierra, dado que los indígenas no sepultamos sino que regresamos a abonar el territorio al que pertenecemos, será en el cementerio del resguardo Rumiyako, este martes 1ero de agosto del 2017 a partir de las 2 p.m.

Al pueblo Yanacona, al CRIHU y su familia compuesta por su compañera Concepción Quinayás, sus cinco hijos y 10 nietos, en especial a uno de sus hijos, Leonardo Homen Quinayás, delegado e integrante del Equipo Técnico del Fast Track de la ONIC, nuestra solidaridad y fraterno mensaje de fortaleza, con la convicción que el taita Leonel cumplió con su misión de salvaguardar y resembrar el espíritu de su pueblo ancestral, cuya cuna es el resguardo de Caquiona en sur del Cauca.

El taita Leonel, con su compañera y dos hijos de su resguardo ancestral Caquiona – sur del Cauca, por la limitación y acceso al territorio, le tocó salir al Putumayo donde con otros Yanaconas e Ingas conformaron el Cabildo de Santa Marta y Mocoa. Allí cuando se recrudeció el conflicto armado, y sus hijos estaban en la lista para ser reclutados por los actores armados ilegales y legales, deciden en 1990 desplazarse al departamento del Huila. Como jornalero y luego como partijeros (producción de la tierra en compañía del patrón), en 1992 el espíritu del Ser Indígena lo hacen retomar sus derechos y con otras 41 familias organizan el Cabildo Yanakona Palmar de Criollos, como el nombre de la vereda que los acogió. Fue Alguacil y Cabildante, una autoridad de servicio colectivo.

En 1994 conforman la primera directiva del cabildo, y en el 2002 logran la consecución de dos fincas para las 42 familias. Familias que ahora, 15 años más tarde, se multiplicaran a 112 familias, aproximadamente 600 miembros organizados en el Resguardo Rumiyako, que significa ´Tierra de agua y piedra´.

Como agua y piedra, retorna al seno de la Madre Tierra la tarde de este 1ero de agosto, con el deber cumplido como Yanakona de pura cepa, al ritmo de flauta traversa y bombo, y letra que reafirman la lucha por la defensa del territorio como un todo.

 

Autoridad Nacional de Gobierno Indígena
Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC