Comunicado de la ORIVAC frente a la desaparición de los 4 indígenas Embera Chamí

por ONIC

Desde este 8 de marzo se encuentran desaparecidos 4 indígenas Embera Chami, dentro de los cuales hay dos menores de edad, todos integrantes de la comunidad de la Esperanza, en el municipio de Alcalá en el Valle del Cauca, así lo denunciaron las Autoridades indígenas de esta comunidad.

Los hechos sucedieron cuando 5 miembros de esta comunidad salieron de sus casas para dirigirse a la finca el Edén, sitio donde los indígenas habitualmente realizan labores de pesca. Los 2 adultos y 3 menores de edad caminaron hacia este lugar que queda aproximadamente a 20 minutos de la cabecera municipal. Al llegar al lugar uno de los menores optó por regresarse a su comunidad.

Los 4 indígenas restantes continuaron su labor de pesca en el sitio, según lo relato a su comunidad el menor que se regresó antes "manifestó el niño que se quedaron pescando en el lago, en la finca el Edén" dice el comunicado. La autoridad indígena en compañía de la guardia realizó una inspección al lugar donde fueron vistos por última vez los 4 indígenas, hallando en el sitio "evidencias como objetos o pertenencias que ellos llevaban como anzuelos, el tarro donde llevaban las lombrices y el flotador, tirados en el suelo" reza la comunicación.

Pese a las denuncias que han sido instauradas por la desaparición de estos 4 indígenas ante la Fiscalía General de la Nación de Cartago, Valle, hasta el momento no ha habido respuesta. Razón por la cual las autoridades indígenas y la guardia se han declarado en Asamblea Permanente en el sitio, hasta tanto que no haya claridad al respecto.

Recordamos los organismos defensores de derechos humanos, CIDH, a la Vicepresidencia de la Pepública, Senado, Cámara de Representantes, Defensoría del Pueblo, Alto comisionado Para la Paz, Comisión de Derechos Humanos del Senado, Procuraduría General de la Nación, que esta no es la única vez que sucede esta misma situación, los hechos anteriores han dejado una cantidad de víctimas asesinadas, desplazadas, huérfanos, viudas y viudos que lo único que han recibido es el acompañamiento de la madre naturaleza.

Así mismo, en los territorios indígenas del valle del Cauca se ha venido intensificando la amenazas a los líderes mediante panfletos, donde han ocurrido hechos tan graves como de sembrar el terror torturando las mujeres indígenas hechos que han sido puestos en conocimiento ante las autoridades competente investigativas pero a la fecha no existe una respuesta de parte de la Fiscalía.

Finalmente hacemos el llamado a los organismos nacionales e internacionales de Derechos Humanos y a quien corresponda, para que conozcan de primera mano estos hechos que desde algún tiempo no se presentaban en nuestros territorios indígenas, al alto gobierno para que tomen carta en estos asuntos y no permitan que personas ajenas a nuestras comunidades indígenas y campesinas vulneren nuestra tranquilidad tanto en nuestra población como en nuestro territorio.

Así mismo, exigimos al Gobierno nacional medidas de protección urgentes para la comunidad, así como una respuesta eficaz por parte de la Fiscalía General de la Nación para que pueda investigar y dar con el paradero de los 4 indígenas y de los autores intelectuales y materiales de este hecho.

Instamos a las organizaciones internacionales y de la sociedad civil aúnen voces de exigencia al Estado colombiano para que realicen las acciones necesarias para garantizar y proteger los Derechos de los Pueblos Indígenas y la misión humanitaria que se encuentra en asamblea permanente en el lugar.

 

Santiago de Cali, Marzo 14 de 2017