Amenaza y maltrato a miembros del Resguardo de Santa Martha de Curiche Municipio de Jurado, Chocó

por ONIC

• Comunicado a la opinión pública nacional e internacional.

Mediante la Presente, la Asociación Consejo de Autoridades del Pueblo Wounaan de Colombia – Woundeko pone en conocimiento de la opinión Pública la amenaza y maltrato a miembros de la comunidad Indígena de santa Martha de Curiche y rechaza las actuaciones de la Fuerza Armada Nacional que atentan contra los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas, el principio de distinción consagrado en el DIH, el cual establece que “Las partes en conflicto deben distinguir en todo momento entre la población y los combatientes. Los ataques deben ser dirigidos únicamente contra los combatientes y no contra la población civil”.

HECHOS:

El día 23 de octubre del 2018, siendo las 12:00pm, una familia indígena Wounaan conformada por 4 adultos de 50 y 60 años de edad acompañados de 2 niños indígenas, miembros de la Comunidad de Santa Marta de Curiche del municipio de Jurado – Chocó, salieron a las playas, en la bocana del Rio curiche, llegando hasta el punto la lancha, en donde se encontraron con varios hombre, quienes se identificaron como miembros de la Fuerza Armada Nacional.

Los miembros de la Fuerza Armada, les dijeron que se fueran de ahí porque ellos estaban buscando a los ELN y a las AGC; más adelante de regreso en el punto denominado, punto roto se encontraron con otra unidad de la armada quienes solo los saludan y siguen. De regreso, en la playa de la bocana del río Curiche, se encuentran nuevamente con varios miembros de la fuerza armada, quienes los retienen, los amenazan y los insultan con palabras soeces, señalándolos de sapos, colaboradores de la guerrilla del ELN; y afirmando que en esa comunidad habían 4 personas desconocidas que escondían, y que ellos los van a matar a esos y a los sapos de esa comunidad.

De otra parte, a la mujer indígena le dijeron que si la volvían a ver por esos lados la violaban por andar de informantes y de sapos de la guerrilla. Luego de media hora de retención los dejaron ir diciéndoles que no quieren verlos en la playa. Lo que se constituye en una restricción a la libre movilidad en el territorio, el acceso a los medios de subsistencia propios de las comunidades disponibles a lo largo y ancho de su territorio.

Expresamos nuestro rechazo al accionar de miembros de la Fuerza Armada, y el desconocimiento del bloque de constitucionalidad que protege los derechos de los pueblos y comunidades indígenas en Colombia.

Exhortamos a la Fuerza Pública y todas sus dependencias al pleno cumplimiento de las directivas ministeriales asociadas al desarrollo de operaciones militares en territorios colectivos, en especial la Directiva 06 de 2006. Así como al cumplimiento de los acuerdos generados en el marco del programa de garantías ordenado en el auto 004 de 2009, relativo a “Definir protocolo de actuación de la Fuerza Pública en territorios indígenas, en caso de que su presencia sea necesaria y cumpla con las condiciones establecidas en el bloque de constitucionalidad”.

Recordamos además que esta comunidad ha sido víctima de sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos, lo que le permitió estar desplazado por más de 19 años de su territorio, y solo hasta ahora, hay un fallo de sentencia No 038 del 2 de agosto 2018, obligante a su reparación colectiva; retornaron sin ninguna garantía de seguridad por lo que solicitamos a las instituciones responsables, asumir las responsabilidades de la protección y reparación en su calidad de víctimas del conflicto armado.

Consejo de Autoridades del Pueblo Wounaan de Colombia - Woundeko