Reiteramos nuestro llamado urgente a los organismos de DDHH y demás procesos sociales a actuar frente amenazas de muerte

por ONIC

• Ante la violencia, la palabra.

El día de ayer se conoció por medio de redes sociales la existencia de un nuevo panfleto firmado por las Águilas Negras donde amenazan de muerte a varios comuneros liberadores de la madre tierra, comunicadores comunitarios y a la organización Cxhab Wala Kiwe en general.

Aunque en reiteradas ocasiones hemos sido objeto de amenazas e intimidaciones por distintos actores armados, este hecho representa una situación de extrema gravedad, pues el contexto nacional de asesinatos reiterados y sistemáticos de líderes sociales nos ha demostrado que no hay mucho trecho entre la amenaza y la consumación del hecho. Unido a esto, hace tan solo quince días se presentó el encuentro internacional de liberadores y liberadoras de la madre tierra en el territorio ancestral de López Adentro, un evento que fue hostigado e intimidado por las fuerzas militares.

El ejercicio de liberación de la madre tierra es un mandato espiritual que las comunidades cumplen con legitimidad, liberando a Uma Kiwe del yugo opresor del extractivismo y el secuestro criminal del gran capital. La liberación afecta el modelo de despojo de manera directa y en ese sentido entendemos por qué los violentos pretenden acallar el sentir de las comunidades. Por eso, así como el panfleto nombra directamente a los liberadores y a la organización, aquí nombramos a los expresos responsables de cualquier acción violenta sobre nosotros: el señor Ardila Lulle y los ingenios azucareros. No pueden seguir ocultando que las amenazas reiteradas sobre nuestros procesos encuentran su correlato en sus intereses económicos en nuestros territorios ancestrales. Con señalamientos de este tipo siempre han buscado silenciar nuestras voces, pero no nos dejaremos intimidar.

Es por todo esto que hoy reiteramos nuestro llamado urgente a los organismos de Derechos Humanos, a los demás procesos sociales y a las instituciones nacionales de Defensoría del Pueblo y Procuraduría General de la Nación a permanecer alerta y a actuar frente a estas amenazas de muerte. En un momento en que se acaba de instalar a nivel nacional la Mesa de Protección de la Vida, es preciso apuntar hacia estas problemáticas que no dan espera. Para estos momentos, estamos recibiendo una amenaza casi cada dos días, lo cuál ya es insostenible.

Hoy reiteramos nuestras profundas convicciones de paz: Ante la violencia, la palabra

Çxhab Wala Kiwe – ACIN
17 de julio de 2018