ACIVA R.P. denuncia y rechaza las intimidaciones y amenazas dirigidas a las autoridades y comunidades indígenas

por ONIC

• Denuncia pública.

La Asociación de Cabildo Indígenas del Valle del Cauca Región Pacifico ACIVA-RP Denuncia las situaciones de intimidación y amenaza a las autoridades tradicionales y miembros de las comunidades, que se han presentado nuevamente entre los días 29 y 30 de enero.

El día 29 de enero, a las 10:00 pm, llegaron hombres encapuchados a la comunidad de CHONARA HUENA, quienes permanecieron allí durante dos horas. Al día siguiente, 30 de enero, pasadas las 8:00 pm, dos hombres en moto se detuvieron frente a la comunidad IPU-EUJA y permanecieron allí durante 30 minutos.

Ya desde el 21 de enero, se denunciaron otros hechos que generaron el desplazamiento de 108 personas dentro de las cuales hay 60 niños y niñas, distribuidas en 28 familias, de dos comunidades, Ipu Euja y Chonara Huena del Pueblo EPERARA SIAPIDARA, ubicadas en el kilómetro 23 de la vía Cabal Pombo. Las 28 familias se han visto obligadas a abandonar sus viviendas, debido al temor generado por la intimidación y amenaza de hombres encapuchados en el territorio. Esta situación de desplazamiento y confinamiento ha obligado a las familias a suspender las actividades tradicionales de trabajo y comunitarias, lo cual atenta contra la seguridad alimentaria de las 28 familias, pues no ha sido posible abastecerse de alimentos suficientes.

La ACIVA- R.P advierte sobre la grave situación de riesgo para las comunidades y sus autoridades tradicionales, quienes desde el mes de mayo y agosto de 2018, han recibido intimidaciones por parte de sujetos desconocidos en la comunidad. Es importante señalar y recordar que estas comunidades se vieron obligadas a desplazarse en el año 2003 debido a presiones de grupos armados. Por lo anterior, solicitamos se convoque de manera urgente el Comité Local de Atención, Prevención, Protección y Garantías de No Repetición, así como un Subcomité Técnico de Asistencia y Atención, con el fin de restablecer los derechos de las víctimas y garantizar las condiciones para llevar una paz territorial y vida digna, de acuerdo al plan de vida y a las líneas de acción propuestas por el Pueblo Eperara Siapidara en su Plan de Salvaguarda.