ORIVAC denuncia nuevas amenazas y daño al buen nombre de sus consejeros y consejeras

por ONIC

Desde que asumimos nuestras labores como consejeros de la ORIVAC, 23 de agosto del 2018, hemos sido objeto de amenazas a nuestras vidas, a nuestro buen nombre y la integridad física; al igual a los líderes y lideresas de nuestros Pueblos Indígenas.

Los hechos más relevantes, comenzaron el pasado 23 de agosto de 2018, donde fuimos objeto de amenazas vía panfleto, por un grupo al margen de la ley quien se auto denomina las Autodefensas Gaetanitas de Colombia. En esa oportunidad nos declaraban objetivo militar a todos los miembros del consejo de gobierno propio de la ORIVAC, hicimos las denuncias pertinentes ante las autoridades competentes pero a la fecha no se han tomado las medidas de fondo al caso.

En septiembre del 2018, llego otro panfleto del grupo auto denominado: frente de guerra occidental, Omar Gomes. Allí se prohibía circular en los corregimientos de Buenaventura después de las nueve (9) p.m., y se declaraba objetivo militar a quien incumplieran dicha orden. Las amenazas continuaron a nuestra Organización y líderes de los diferentes cabildos y los resguardos vía WhatsApp, bajo la modalidad de mensajes de texto y audios.

El día de ayer 19 de febrero de 2019 a las 7:34 p.m., llego a nuestro correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., una nueva amenaza con palabras soeces y desproporcionadas, por el grupo armado al margen de la ley, ELN, frente de guerra occidental-frente de guerra sur occidental, ejército de liberación Nacional, compañía Jaime Toño Obando, donde atentan contra buen nombre, calumnian nuestra organización haciendo señalamientos muy peligrosos y lo más grave aún, nos declaran Objetivo militar a los siguientes consejeros: ENELIO OPUA BURGARÁ, CRISTIAN ANDRÉS RIVERA GUEJIA, RONALD GUTIÉRREZ, ARELIS YULIANA GUTIÉRREZ VITONCÓ, ALEX LULICO FERNÁNDEZ Y LA COMPAÑERA: AYDA LUZ ARCILA PATIÑO.

Esta situación es preocupante, pues corren riegos nuestras vidas, toda ves que nos vetan el ingreso a los territorios Indígenas. La grave situación y constante violación de Derechos Humanos que aqueja al movimiento Indígena Valle Caucano, nos motivó a reafirmar nuestro compromiso con la MOVILIZACIÓN que se avecina, como único mecanismo real y efectivo para salva guardar nuestras vidas, el territorio, nuestro buen nombre institucional y personal y la garantía de los demás derechos fundamentales que como grupo humano diferencial tenemos.

Frente ello, rechazamos contundentemente, que quieren confundir y callar los líderes que defienden los derechos y la vida de los comunidades indígenas donde salimos a desarrollar nuestras actividades económicas, políticas y culturales para nuestra pervivencia. Algunas de las comunidades que habitamos este sector, somos filiales a la ORIVAC.

Recordamos que los organismos defensores de derechos humanos, CIDH, a la vicepresidencia de la república, senado, Cámara de representantes, defensoría del Pueblo, Alto comisionado para la Paz, comisión de derechos humanos del senado, Procuraduría General de la nación, que esta no es la única vez que sucede esta misma situación, los hechos anteriores han dejado una cantidad de víctimas asesinadas, desplazadas, huérfanos, viudas y viudos que lo único que han recibido es el acompañamiento de la Madre Naturaleza.

Nuestras organizaciones indígenas hermanas y a nuestra organización ONIC, que es hora de tomar acciones concretas que permitan defender la vida e integridad de nuestras Autoridades, Lideres y comunidad en general, pues el discurso de la paz solo se está quedando en el papel, mientras están atropellando, amenazando, desapareciendo y asesinado sistemáticamente a nuestra población indígena.

Finalmente exigimos: A los organismos institucionales y No Gubernamentales defensores y protectores de Derechos Humanos DD – HH, para que visiten el territorio, constaten nuestras denuncias, exijan respeto y garantice la pervivencia cultural y permanencia territorial en nuestras comunidades indígenas como mandatan la constitución, las normas, los decretos y la ley.

CONSEJERÍA DE DERECHOS HUMANOS, PAZ Y GUARDIA INDÍGENA.