S.O.S urgente sobre la grave situación de orden público en territorios indígenas del fronterizo municipio de Juradó, Chocó

por ONIC

La comunidad indígena de Cedral está completamente sitiada con la presencia de un grupo paramilitar que se autodenomina Autodefensas Gaitanistas de Colombia –AGC– desde el día 23 de abril del presente año 2019, quienes llegaron después de haber estado en las comunidades indígenas de Buena vista, Dos Bocas y Pichindé, planteando que llegaron a la zona para quedarse en este territorio y comunidad. De la que se dice, es una zona estratégica de paso y corredores para narcotraficantes y grupos armados ilegales.

Al asentarse los paramilitares de la AGC en la comunidad de Cedral han puesto en riesgo total a la población a quien están utilizando como escudo humano, tanto así, que el día de ayer miércoles 24 de abril de 2019, a las 6:55 pm se presentó un enfrentamiento en esta comunidad de Cedral entre el grupo paramilitar y la guerrilla del ELN.

Con el enfrentamiento entre estos dos grupos, la comunidad de Cedral esta aterrorizada y completamente inerme, junto con población de la comunidad indígena de Bongo, que se desplazó a Cedral desde el 16 de abril del presente año debido a la presencia del grupo de la guerrilla ELN en su territorio. La población total de las dos comunidades Cedral y Bongo, asentadas en Cedral es alrededor de 400 personas.

La población indígena en la comunidad de Cedral, tiene temor de un nuevo enfrentamiento y a la vez tiene temor de desplazarse, de acuerdo a los anuncios que hicieron los paramilitares a las comunidades que no pueden moverse a ninguna parte. Teniendo en cuenta, además, el peligro que implica las minas antipersonas que han instalado estos grupos en los caminos que hay entre las comunidades y diversas zonas de los territorios indígenas.

Dadas las condiciones que se están presentando en la zona, la población de las comunidades de Cedral y Bongo, pero también de las comunidades indígenas de Eyásake, Pichindé y Dos Bocas, también confinadas y cercanas, están sin alimentación, padeciendo hambre. La vida de nuestros niños y niñas, de nuestras autoridades y dirigentes y la de todas las comunidades en general, está en peligro.

A toda esta grave violación de los derechos a nuestras comunidades indígenas por parte de grupos armados ilegales, se le suma que el gobierno local, en cabeza de la administración Municipal de Jurado - Choco, no está actuando y cumpliendo sus obligaciones para estos casos, no le está prestando y brindando la atención a esta situación de orden público que se presenta en las comunidades indígenas, ya que además que vemos palpable su falta de acción y los hechos hablan por sí solos, tenemos información de que la administración municipal de Juradó manifestó que “todo está tranquilo” y “no pasa nada”.

Esta situación de confinamiento, invasión territorial, amenazas, desplazamiento interno y comunidades indígenas sitiadas del municipio de Juradó, también se está presentando en los territorios indígenas de los municipios de Carmen del Darién y de Riosucio en el departamento del Choco, donde el pasado 12 de abril fue asesinado el líder y rector indígena Aquileíto Mecheche Baragon, y persiste la amenaza en contra de otros líderes, pese a la solicitud de protección una y otra vez a las entidades pertinentes.

Hasta la fecha el Estado no ha ejercido su función de garantizar la seguridad, la vida y demás derechos de la población indígena en estos municipios.

EXIGENCIAS Y SOLICITUDES

Exigimos al gobierno municipal de Juradó atender esta situación de nuestras comunidades indígenas, de manera expedita, integral, eficiente e inmediata.

Hacemos un llamado urgente a las entidades competentes, al gobierno nacional de garantizar y velar por la protección y la integridad física de la población indígena de las comunidades del municipio de Juradó, dada la grave situación descrita. Así como tomar acciones pertinentes frente a los actores ilegales.

Alertamos a la presidencia de la república y a todas las instituciones estatales correspondientes que, con las acciones de estos grupos armados en contra de nuestra población indígena, y sin que el Estado haga presencia, nuestras comunidades están en riesgo de una masacre y un desplazamiento masivo.

Solicitamos al Ministerio de Justicia y del Interior, al ministerio público y la oficina presidencial para asuntos de conflicto y paz, activar las alertas tempranas, tanto como cumplir las que ya hay planteadas, implementar un plan de contingencia sociocultural, activar los mecanismos de protección y los protocolos de seguridad y demás acciones necesarias para garantizar la vida y dignidad de las comunidades indígenas de Juradó y demás municipios del Chocó.

A los organismos internacionales le solicitamos para que medien por nuestras comunidades. Y gestionen en derecho para que los gobiernos nacional, departamental y local brinde la debida protección y atención a nuestras comunidades.

Por último, exigimos al gobierno nacional, departamental y municipal atienda en conjunto con toda la institucionalidad pertinente a la familia de nuestro Líder asesinado, Aquileíto Mecheche Baragon, quien se encuentra en estado de indefensión y total vulnerabilidad.

GOBIERNO ANCESTRAL – AUTORIDAD TRADICIONAL DEL DEPARTAMENTO DEL CHOCÓ

Mayor información:
Carlos Mario Cardona - Personero de Juradó: 3215211312.