24 Años de Dolor y Memoria, 24 Años de la Masacre del Nilo

por ONIC

16 de Diciembre de 2015.

Fuente: CRIC Colombia: http://www.cric-colombia.org/portal/24-anos-de-dolor-y-memoria-24-anos-de-la-masacre-del-nilo/

El 16 de diciembre de 1.991, paradójicamente meses después de la firma de la Constitución Política de Colombia, donde posteriormente a un proceso de lucha se logra que se nos reconozca algunos derechos a los pueblos indígenas, son asesinados cobardemente 20 hermanos Nasa en la finca el Nilo de Caloto – Cauca.   Ellos habían llegado desde diferentes comunidades de la Zona Norte de departamento a recuperar esta hacienda, territorio ancestral. Allí fueron masacrados en medio de la oscuridad por agentes del estado y  paramilitares que contaron la complicidad de hacendados y políticos de la región. Este hecho impacto a todo movimiento indígena del Cauca y Colombia.

Son años que han estado marcados por las diferentes acciones para  no olvidar la ignominia contra los pueblos indígenas, pero también para que se atiendan las medidas de reparación frente a este caso por parte del estado, bajo el seguimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Casi un cuarto de siglo después ninguna de las recomendaciones se han cumplido totalmente. Por el contrario continuaron las agresiones,  asesinatos selectivos, señalamientos y detenciones arbitrarias contra nuestros comuneros y comuneras.  Continuamos siendo víctimas de las supuestas locomotoras del desarrollo que atentan contra nuestros territorios y la vida.

Recordamos hoy también a nuestro hermano  Eduwin Legarda perteneciente al resguardo Pickwe Tha Fxiw del municipio de Páez, quien el 16 de diciembre del 2008 cayó bajo las balas asesinas del Ejército Nacional  en el municipio de Totoro, cuando se transportaba en una camioneta del Consejero Regional Indígena del Cauca – CRIC.

Hechos dolorosos que no debemos olvidar y los cuales debe hacer más vehemente nuestro llamado a la unidad. Juntarnos para denunciar las estrategias y políticas que violan los derechos humanos, que quieren acallarnos  y someternos.

Para nosotros las personas no mueren, si no que su espíritu parte a otro espacio de donde nos siguen acompañando y orientado. Por eso la importancia de recordar sus enseñanzas y palabras dignas que son una semilla, una semilla que debe germinar y robustecerse para la pervivencia como pueblos.

¡Nuestros 21 hermanos del Nilo, Presentes, Presentes, Presentes!

¡Eduwin Legarda, Presente Presente, Presente!

CONSEJO REGIONAL INDÍGENA DEL CAUCA – CRIC