Comunicado del Pueblo Jiw del Guaviare y Meta

 

Las Autoridades Indígenas del pueblo Jiw, reunidas en San José del Guaviare en una sesión de trabajo de la Mesa Jiw para el cumplimiento de las órdenes del Auto 173 de 2012 de la H. Corte Constitucional, nos permitimos informar a la opinión pública lo siguiente:

1. Que respaldamos los esfuerzos de la Unidad de Restitución de Tierras en procura de avanzar en la resolución de nuestras solicitudes en restitución de derechos territoriales en el marco del Decreto-Ley 4633 de 2011 de manera gradual, primero con los territorios de La Fuga, Barrancón y La María y, posteriormente, con los demás territorios Jiw afectados por el conflicto armado a partir del año 1991.

2. Que el proceso de recuperación de los derechos territoriales que nos limitó o vulneró la guerra, no es nuestra intención desconocer ni atropellar a los hermanos campesinos y colonos quienes al igual que nosotros, han sufrido los impactos del conflicto armado. El reconocimiento y la reparación integral como víctimas del conflicto que merecemos tanto los indígenas como los campesinos, es un deber en cabeza del Estado que debe cumplirse sin discriminación alguna.

3. Que en ese sentido, nos preocupa profundamente y rechazamos rotundamente, la forma distorsionada y malintencionada con la que algunos abogados, periodistas y políticos del departamento del Guaviare, como los señores Ignacio Javela, Erika Londoño, Gustavo Chica y Alexander García "Canguajo", entre otros, han abordado el tema de nuestras solicitudes de restitución y de nuestra presencia histórica en estas tierras, haciendo creer a la ciudadanía que los indígenas buscamos el desalojo o la negación del derecho a la tierra y al trabajo de los campesinos de la región. Eso es mentira. Los indígenas solamente estamos interesados en construir una convivencia armónica y plural entre los indígenas y los campesinos, procurando siempre la protección y preservación de los bosques, los morichales, las lagunas, los caños y ríos, ecosistemas que para nosotros representan sitios sagrados. El derecho que reclamamos a usar y preservar estos sitios de acuerdo a nuestra cultura no implica que los campesinos vayan a perder su legítimo derecho de propiedad.  

4. Que de acuerdo con lo descrito y como medida para prevenir y proteger nuestra integridad y nuestra vida, exigimos a los medios de comunicación que han difundido estos malintencionados y tergiversados mensajes que corrijan la información de acuerdo a lo mencionado en este escrito. En especial, trasladamos esta exigencia a las emisoras Caracol Radio Guaviare y Marandúa Estéreo. Haremos llegar copia de este comunicado a las oficinas de Caracol Radio en la ciudad de Bogotá. 

5. Que nos permitimos requerir la presencia del Director General de la Unidad de Restitución de Tierras, señor Ricardo Sabogal, para dialogar con el pueblo Jiw en el Resguardo La María, sobre el alcance de las pretensiones de restitución que hemos construido colectivamente con la orientación de las autoridades y los médicos tradicionales y sabedores, así como para generar compromisos sobre el avance gradual y progresivo de la implementación de la política de restitución de derechos territoriales, sin desmedro de los legítimos derechos de la población campesina.

6. Que requerimos del Ministerio del Interior, a través de la Unidad Nacional de Protección, garantizar medidas efectivas y diferenciales de protección tanto individual como colectiva, para asegurar la integridad y la vida de las autoridades, líderes y en general de las comunidades Jiw inmersas en procesos de restitución de derechos territoriales. 

7. Que solicitamos continúe el acompañamiento permanente al pueblo Jiw por parte de ACNUR, Pastoral Social, CODHES y Defensoría del Pueblo Delegada para los Derechos de la Población Despl

ONIC